Realizar una auditoría de contenidos SEO es fundamental para cualquier estrategia digital que aspire a mejorar la visibilidad y eficacia de un sitio web. Aquí te explico una de las tantas formas de abordar este chequeo, pensando en auditar un sitio pequeño, porque un sitio mediano o más grande, puede requerir una metodología de análisis diferente, trabajando con secciones o segmentos del sitio, con una mirada más holística y no tanto de páginas individuales.

1. Definición de objetivos

Antes de sumergirte en la auditoría, define claramente tus metas.

¿Quieres mejorar el tráfico orgánico, incrementar las conversiones, ampliar el reconocimiento de tu marca o atraer clientes potenciales?

Establecer objetivos específicos te ayudará a orientar la auditoría y medir su éxito.

2. Recopilación de datos

Para recoger datos valiosos sobre cómo interactúan los usuarios con tu sitio y cómo se desempeña en los resultados de búsqueda, utiliza tanto Google Analytics 4 como Google Search Console:

Google Analytics 4 (GA4):

  • Visión general del público: Observa métricas clave como usuarios, sesiones y porcentaje de interacciones (como modo de ver el engagement.
  • Exploración de rutas: Examina cómo los visitantes navegan a través de tu sitio. En este punto es importante desde que páginas llegan los usuarios, porque quizás se da a través de la navegación interna.

Google Search Console:

  • Rendimiento: Revisa qué consultas de búsqueda llevan usuarios a tu sitio y cómo están posicionadas tus páginas en los resultados. Elige un periodo de al menos 12 meses para que no te afecte la estacionalidad, quizás un contenido funciona muy bien en verano, pero pésimo en invierno y no por eso lo vas a descartar. Si no tienes datos de 12 meses, puedes utilizar un periodo menor, pero ten en cuenta esto.
  • Cobertura: Asegúrate de que todas tus páginas estén correctamente indexadas y no haya errores de rastreo. Para ver páginas individuales desde el mismo informe de rendimiento vas a ver una lupa, haciendo clic en ella podrás acceder y revisar si está indexada o no. Revisar la indexación de cada página puede ser complicado si tu sitio es muy grande, pero puedes darte una idea de la cantidad de URLs que están indexadas mirando el informe de Cobertura.

Herramientas SEO (para ver enlaces entrantes)

Siempre está la opción de utilizar el apartado de Enlaces, de Search Console para ver enlaces entrantes, pero no te hace un desglose por página. En ese caso, la mejor opción es utilizar otra herramienta, como Ahrefs, SemRush, SERanking o la que puedas acceder, ingresar al panel donde te indican los enlaces entrantes por página y extraer ese informe. Esto es importante para determinar si hay contenido que están siendo referenciados por otros sitios y quizás sea interesante mantener o reforzar.

Estas herramientas te ofrecen una visión completa del estado actual de tu sitio web desde el punto de vista de SEO y experiencia del usuario.

3. Creación de un inventario de contenido detallado

Organiza una hoja de cálculo con información crucial de cada página:

  • URL: Dirección web específica.
  • Título de página y Metadescripción: Elementos clave que aparecen en los resultados de búsqueda y captan la atención del usuario.
  • Palabras clave: Términos esenciales asociados con cada página.
  • Enlaces: Establecer si tiene enlaces o no.
  • Datos de rendimiento: Incluye visitas, duración media de las sesiones, entre otros.
  • Utilidad del contenido: Indica si el contenido cumple con los criterios de calidad y relevancia.
  • Estado técnico: Registra si hay problemas técnicos identificados como errores de indexación o problemas de velocidad de carga.

Considera agregar una segunda hoja en la misma hoja de cálculo para documentar los huecos y oportunidades identificados:

  • Temas de hueco identificados: Temas que tus competidores no han cubierto completamente.
  • Oportunidades de nuevo contenido: Ideas para contenido nuevo que podría atraer más visitantes.

Esta organización te permite no solo evaluar el contenido existente sino también planificar mejoras y expansiones futuras.

4. Análisis de calidad y relevancia del contenido

Evalúa la calidad de tu contenido con un enfoque en la utilidad y la fiabilidad, siguiendo las directrices de Google para crear contenido centrado en las personas. Considera si:

  • El contenido aporta análisis o datos originales.
  • Trata los temas de manera exhaustiva y profunda.
  • Está libre de errores y presenta una estructura adecuada.
  • Respondería un usuario que el contenido es digno de ser compartido o guardado.

5. Revisión técnica SEO

Verifica aspectos técnicos esenciales que pueden afectar la visibilidad de tu página:

  • Indexabilidad: Confirma que los motores de búsqueda pueden encontrar y registrar todas las páginas. Esto es importante, revisar si las URLs contienen una etiqueta robots con el atributo no index, que básicamente le indica a Gogole que no debe indexarla. Otro punto importante es mirar la versión que detecta Google, lo cual se puede hacer poniendo en la barra superior en Search Console la URL y luego haciendo la prueba en vivo, ver la captura que muestra como Google ve la página, ahí hay que ver si se está mostrando correctamente.
  • Velocidad de carga: Utiliza herramientas como Google PageSpeed Insights. Ahí pones la URL de la página a analizar y te devuelve su nivel de optimización. Si quieres hacerlo para muchas páginas, puedes utilizar Screaming Frog con la API.
  • Adaptabilidad móvil: Comprueba que tu sitio funcione correctamente en dispositivos móviles. Esto ya es básico, hoy en día la búsqueda de Google primero verifica en móviles para indexar.
  • Etiquetas canónicas y estructura de URL: Asegura que no haya contenido duplicado y que las URLs sean claras y lógicas.

6. Análisis competitivo y detección de intención de búsqueda

Investiga a tus competidores y analiza cómo se posicionan en las SERPs, prestando especial atención a que muestra Google: videos? imágenes? rich snippets?. Utiliza herramientas como Ahrefs y SEMrush para ver qué palabras clave utilizan y cómo estructuran su contenido. Además, visita sus sitios para observar cómo presentan el contenido y sus ofertas.

7. Identificación de huecos y oportunidades

Busca temas que tus competidores no estén cubriendo completamente. Esto te permite crear contenido único que satisfaga necesidades no atendidas, lo cual puede atraer tráfico adicional a tu sitio. Esto se puede hacer con herramientas de SEO, viendo los apartados de content gap o más manual, revisando los contenidos del competidor y viendo cuales de ellos son escuetos y mejorables.

8. Manos a la obra

Con la información obtenida, realiza lo siguiente:

  • Corrección de errores técnicos si los hay: Este debería ser el primer paso, si detectas errores que impiden que Google lea el contenido, será difícil que posicione.
  • Optimización de títulos y metadescripciones: Ajusta estos elementos para mejorar la tasa de clics (CTR) desde los resultados de búsqueda. Asegúrate de que sean atractivos y contengan las palabras clave relevantes.
  • Aplicación de mejoras basadas en el análisis de calidad: Revisa y ajusta el contenido existente para asegurar que cumpla con los estándares de utilidad y fiabilidad esperados por los usuarios y Google. En los contenidos que detectaste que no posicionan bien y la competencia lo tiene muy trabajado, debes mejorarlo.
  • Eliminar o fusión de contenidos: Cuando detectas que tienes varios contenidos muy similares, puedes fusionarlos y hacer una versión mejor y más completa. Si notas que es un contenido irrelevante, que no posiciona, no es útil, no tiene enlaces, puedes eliminarlo.
  • Estrategia de contenido basada en el análisis de competidores: Desarrolla contenidos que llenen los vacíos encontrados y aprovecha las oportunidades de nicho identificadas.

Conclusión

La auditoría de contenidos SEO te permite no solo incrementar la visibilidad de tu sitio en los motores de búsqueda, sino también mejorar la calidad de la experiencia del usuario. Al desglosar el proceso en etapas claras y gestionables, puedes optimizar efectivamente tu sitio web para alcanzar y superar tus objetivos digitales.